México, Ayotzinapa y la dictadura perfecta

Carlos Soledad*

Ayotzinapa, se suma a la larga lista de recientes crímenes del Estado mexicano: Aguas Blancas, Acteal, San Fernando, Tlatlaya, El Bosque, San Javier… Una mujer en una manifestación en México en solidaridad con los 43 preguntaba: “¿Qué cosecha un país que siembra muertos?

qué cosecha un pueblo

La desaparición forzada de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa el pasado 26 de septiembre en Iguala, México, ha desencadenado una oleada de indignación y solidaridad que ha dado la vuelta al mundo entero. La lucha de sus familiares ha puesto en evidencia, ante el mundo, los fuertes vínculos del Estado mexicano y del PRI (Partido Revolucionario Institucional) con el crimen organizado, principalmente con los violentos cárteles de las droga.

Los estudiantes, fueron víctimas de dos ataques con armas de fuego por parte de la policía municipal. El saldo fue de 6 muertos, 20 heridos y 43 detenidos que fueron entregados por la policía al cartel de los Guerreros Unidos, quienes los mataron y quemaron en un basurero, según la versión oficial. Solamente los restos de uno de ellos, los de Alexander Mora, han sido identificados. Las madres y padres desconfían completamente de esta versión y se encuentran en pie de lucha exigiendo justicia. Este vergonzoso crimen de Estado fue la chispa que encendió la respuesta popular contra el PRI, contra el Estado mexicano.

El PRI, fue y es la dictadura perfecta, como señaló el premio Nobel, no precisamente de izquierdas, Mario Vargas Llosa en 1990. Fue en un programa de la oficialista cadena de televisión, Televisa, cuando, ante el asombro del auditorio sentenció: “La dictadura perfecta no es el comunismo. No es la URSS. No es Fidel Castro. La dictadura perfecta es México”. El PRI, aquel que desarrolló una importante política social y económica que tocó techo con el comandante Lázaro Cárdenas en 1938, dio paso rápidamente, a un sistema de partido único en el que el presidente es amo y señor y cuya estructura de aparato vertical caracterizó a la dictadura perfecta del PRI durante los más de 70 años que duró en el poder ininterrumpidamente. En México no pasaba nada que no fuera mediado por el espíritu machista, represor y finalmente neoliberal del omnipresente PRI. Símbolo del carácter autoritario y represor de este partido, pervive en la memoria colectiva la matanza de Tlatelolco de 1968 cuando cientos de estudiantes pacíficos murieron asesinados por el gobierno priísta de Díaz Ordaz.

ya no quiero crecer

El PRI con su candidato Enrique Peña Nieto se presentó otra vez como gran favorito a la presidencia en las elecciones del 2012. Su triunfo estaba asegurado por el descontento mayoritario con la supuesta “Guerra contra el narcotráfico” del derechista Partido Acción Nacional, que ya ha costado la vida de entre 60.000 y 100.000 personas. También lo aseguraba, una izquierda institucional, Partido de la Revolución Democrática (PRD) debilitado por videoescándalos y por la lucha interna entre sus tribus, así como la situación de aislamiento y represión en la que se encontraban y encuentran los movimientos sociales alternativos. El contexto era perfecto para que Peña Nieto se encumbrara sin ningún problema en la silla presidencial y así el PRI volviera al poder 12 años después.

Los medios nacionales e internacionales imponían la idea de la llegada de un nuevo PRI, moderno, alejado de vicios anteriores. Pero Peña Nieto se equivocó. 131 alumnas y alumnos de la Universidad Iberoamericana influenciados por el ideario de la teología de la liberación, levantaron su voz ante su intento de hacer campaña en dicha casa de estudios. Este acto de rebeldía, dio inicio al movimiento estudiantil #YoSoy132 que tiró por los suelos los anhelos del regreso perfecto del PRI al poder.

Acostumbrado a celebrar mítines organizados a modo, Peña Nieto no pudo contener el alud de preguntas y de exigencias de justicia por su responsabilidad en la represión de Atenco en 2006 cuando fungía como gobernador del Estado de México. Represión que dejó como saldo 2 muertos y 207 detenciones arbitrarias, de las cuales al menos 26 mujeres fueron víctimas de violencia sexual y 5 extranjeras agredidas y expulsadas. Entre ellas, las españolas Cristina Valls y María Sastres, quienes incluso en el Estado Español fueron víctimas del silencio cómplice y de la negativa a investigar su caso. Esa fue la respuesta del nuevo PRI de Peña Nieto a la lucha del pueblo de Atenco contra el intento de construir un aeropuerto en sus tierras.

terrorismo de Estado

No obstante, el PRI se empleó a fondo y logró el voto mayoritario. Utilizó su dinero, su poder y sus vicios de siempre. El candidato del PRD, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) impugnó las elecciones, denunciando que, además de servirse de los mecanismos tradicionales de compra de votos, el PRI había utilizado a la cadena de supermercados Soriana para comprar votos a cambio de tarjetas/monedero con saldo. Inmediatamente, la firma cómplice de los tres partidos PRI-PAN-PRD en el “Pacto por México”, cerró con broche de oro, una actuación más de la “dictadura perfecta” y el PRI volvió al poder. El objetivo estaba claro, liberalizar lo poco que quedaba por liberalizar, principalmente Petróleos Mexicanos.

Ayotzinapa, se suma a la larga lista de recientes crímenes del Estado mexicano: Aguas Blancas, Acteal, San Fernando, Tlatlaya, El Bosque, San Javier… Una mujer en una manifestación de solidaridad con los 43 preguntaba: “¿Qué cosecha un país que siembra muertos? Ayotzinapa representa la punta del iceberg, el lastre de la represión que consume al pueblo mexicano. Un país que siembra muertos, es porque en su tierra hay un proyecto de expolio nacional e internacional, un país que siembra muertos recoge migración forzosa, levanta una fuerte espiral de violencia, y finalmente genera un ambiente insufrible de terror. Es en este contexto donde las y los mexicanos en México y en el extranjero, nos interpela la realidad para construir entre todas y todos alternativas. De nuestros muertos también nacerá la semilla de la rebeldía.

fotos 43

Ya han germinado alternativas en muchos territorios de México: caracoles zapatistas, municipios indígenas autónomos, grupos de autodefensa, policías comunitarias alternativas, movimientos sociales antisistémicos y es alrededor de estas experiencias, donde un pequeño colectivo de personas en Valencia con un fuerte vínculo a México y a su tradición liberadora, apuesta por construir una relación de acompañamiento, a la cuál todas y todos están invitadas a participar. ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

* Participa en Asamblea de Solidaridad con México – Valencia. Twitter: @CarlosSoledadM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: